Hola bienvenidos de nuevo a Jungle News mi nombre es Mario, coordinador de tutorías en Explorers English Club México y quiero compartirles algunas maneras de preparar a tu hijo(a) para nuestras sesiones en vivo. ¡Acompáñenme!

 

¡CÓMO AYUDAR A TU EXPLORER A MEJORAR SU APRENDIZAJE EN LÍNEA!

 

El aprendizaje en línea del inglés, puede ser una experiencia complicada para los pequeños y para los educadores (líderes de tropa o tutores). La falta de un espacio específico y de compañeros con quienes los niños puedan interactuar directamente disminuye la motivación. De igual manera, la confusión que viene de no comprender las palabras escuchadas genera miedo que puede manifestarse en llanto, vergüenza o agresividad. Es por eso que los líderes de tropa buscamos constantemente propiciar el aprendizaje no sólo a través de las actividades y el estudio, usamos además una serie de estrategias que ayudan a que los pequeños no pierdan el interés pese a las dificultades que puede haber en el camino.


Ustedes, padres o cuidadores, pueden hacer uso de varias de estas estrategias. Lo más importante es conocer las emociones que han sido comprobadas como fortalecedoras de la motivación: sensación de certeza y seguridad, pertenencia, autonomía y conexión.

 

Todo lo conseguiremos a través de relaciones y experiencias significativas. Cada pequeño requerirá diferentes medidas, pero todos se beneficiarán del uso de las siguientes estrategias.

 

Crea el mejor espacio posible:

 

Al no tener un espacio específico como el salón de clases, que ayude al niño a sentirse seguro y “en hora de estudio”, es una idea genial personalizar y adecuar el espacio donde se tomará la sesión: materiales cerca, adornos que le agraden, poco ruido alrededor para favorecer su inmersión en clase. Recordemos que hay pequeños muy inquietos o a quienes la repetición aburre, si quieren cambiar de espacio o les gustaría usar un lugar en específico, háblenlo y revisen si es posible. Ya sea una habitación aparte, un costado de la mesa o en medio de un sillón, la constancia de ese espacio les ayudará de maravilla a aprovechar la sesión. 

 

Establece reglas y objetivos claros: 

 

Los estudiantes, de cualquier edad, trabajarán de mejor manera cuando las expectativas de lo que se hará son claras. Por eso les repetimos a los pequeños que lo más importante es su repetición del vocabulario y su participación con nosotros, si se siguen esas reglas se cumplirá el objetivo de entender y comunicar más cosas en inglés. Como padres o tutores es importante tener una conversación muy clara para comunicar tales reglas y objetivos. Por ejemplo: Recuerda que no te puedes ir de tu lugar más de dos veces, puedes cambiar de posición y estar en movimiento, pero frente a la pantalla. Sólo tendrás dos advertencias, si tengo que decirte más de dos significa que no cumpliste el objetivo.” Una vez que las reglas y objetivos han sido comunicados es muy importante seguir las normas que nosotros mismos pusimos y comunicar cuando los objetivos no son cumplidos.

 

Mantén una rutina clara y que facilite su aprendizaje:

 

Muchas veces la falta de constancia y certeza hacen que el aprendizaje no se concrete, es por eso que buscamos aumentarlas a través de rutinas en la clase o nuestra comunicación con los pequeños. Ustedes que tiene total control sobre la rutina de su Explorer, busquen que la conozca y motívenlo a opinar sobre ella, dejando bien claros los momentos de juego y los momentos de sesiones. También podemos hacer uso de “rutinas de transición”, actividades que haremos previamente al inicio de las sesiones y que, con su repetición, motivarán un “estado de aprendizaje”, por ejemplo: comer un snack saludable antes de cada sesión mientras se repasa el vocabulario, jugar en plataforma antes de cada clase o reunir los materiales para el Camp.

 

Convierte el aprendizaje en algo significativo:

 

La mejor manera de hacer que los pequeños se interesen por el aprendizaje es conectarlo con algo que ya les signifiqué algo. Conectar vocabulario con sus intereses o buscar presentar la información de modo agradable para ellos (como los videojuegos o actividades de competencia), aumenta el interés y la retención. Es verdad que también habrá temas que tal vez no les interesen o que no se nos ocurra a qué conectarlo, en esos momentos tampoco es malo hacer uso de los gustos de tus hijos como incentivos por un trabajo bien hecho. El aprendizaje también puede ser significativo si buscamos obtener una recompensa al final del mismo. Sólo que esta no sea tu primera ni única opción, ya que puede, a la larga, disminuir la motivación.

 

Atrápalos siendo buenos en algo:

 

Seguramente recuerdas la mezcla de sorpresa, vergüenza o angustia que acompaña el ser sorprendido en un error o haciendo algo malo. Es una mezcla terrible. Pero podemos hacer uso de la sorpresa, la alegría y el orgullo para motivar a los pequeños. Exclama fuertemente cuando hagan algo bueno, sorpréndelos con tu reacción, motívalos a reaccionar con alegría: choca sus manos, levantan los pulgares o busquen su propio modo de celebrar todos los pequeños éxitos en los que los atrapes durante sus sesiones.

 

La importancia de las relaciones:

 

La mejor manera de generar en los pequeños sensación de certeza y seguridad, pertenencia, autonomía y conexión es manteniendo con ellos una relación de apoyo y emociones positivas. Muchas veces como tutores o cuidadores tememos convertirnos en una molestia o repetición constante para los pequeños, algo que busquen ignorar. La mejor estrategia para la corrección de comportamientos negativos es manteniendo una relación cordial basada en la comprensión. Por ejemplo, si nuestro Explorer no deja de jugar o distraerse, o no busca participar en la sesión hablar con él cuando terminé: “Noté que estabas muy distraído. Dime, ¿qué pasa?”. Usemos frases basadas en lo que observamos y centradas en nosotros (Te vi distraído en lugar de estuviste distraído).  Evita las peleas de poder y mantén las cosas con un ánimo ligero de broma, si es posible, por ejemplo, cantar una cancioncilla chistosa en lugar de directamente dar una orden (“Te pegas a la silla, te pegas a la silla” les cantaba a mis alumnos mientras con las manos nos pegábamos a la silla, todo en lugar de ordenarles “¡Ya siéntense!”).

 

Igualmente motívalo a desarrollar una relación con su líder de tropa. Proponle que cuente cosas y que pregunte cómo decir frases o palabras en inglés.

 

Mantén actitud de crecimiento:

 

Recuérdale a tu Explorer que sus habilidades pueden desarrollarse y que puede aprender habilidades nuevas a través del trabajo y el aprendizaje. Enséñale a hacer uso del “aún”: No entiendo lo que dice mi teacher -> Aún no entiendo lo que dice mi teacher.

 

Motívalo a la práctica y deja que se concentre en la práctica paulatina de sus clases, para que paso a paso comprenda las sesiones. Recuerda que no es importante que tu Explorer responda las preguntas rápidamente o que reproduzca los sonidos al 100 por ciento, sino que vuelque toda su energía en el juego de aprendizaje que es la lección.
Remember, practice makes perfect!



Mantente positivo:

 

Los tutores siempre serán el maestro número 1 en la vida de los pequeños ya que los niños observan a sus padres y tutores para aprender a reaccionar ante situaciones nuevas o intimidantes. Mantente positivo ante las clases que tu Explorer toma, no parezcas escéptico o desanimado y no dejes que tu Explorer se rinda. Entusiásmate por las actividades, sigue los pasos de los juegos y bailes, copia los movimientos y frases que las líderes de tropa usan, recuerda frases de ánimos en inglés y úsalas con tu Explorer dentro y fuera de las sesiones, empieza a usar las palabras en inglés que tú Explorer vaya aprendiendo y, cada vez que entienda.
¡Atrápalo haciendo algo bueno!

 

¡Sigamos explorando!  

Let’s keep exploring!